lunes, 1 de septiembre de 2008

El insistente

Todas tenemos alguna historia divertida con un ex, la que sacamos para la anécdota y comparación de especímenes recolectados y yo, claramente, no soy la excepción. Esta es la historia de Rolando, a quien guardo en mi memoria con una mezcla de sentimientos encontrados porque aún no sé qué rayos se me pasó por la cabeza cuando me metí con él.

A Rolando lo llamo respetuosamente 'el insistente', aunque entre mis amistades se ganó el apodo de 'psicópata' por su insistencia en volver conmigo a lo largo de los años, aunque yo sigo pensando que deben existir hombres más psicópatas que él y espero nunca encontrarme con uno.

Rolando era todo lo contrario de mi: si yo era callada él no paraba de hablar, si yo tenía buenas notas él había repetido 3 veces el mismo curso, si yo creía en un mundo mejor y sin violencia él optaba por la anarquía y el amotinamiento... en fin. La cosa es que estuvimos saliendo por un tiempo, pero lo que creíamos que era 'química' era pura calentura y no resultó. Hasta ahí todo bien, parecía una historia normal incluso en los intentos fallidos de Rolando por 'reconquistarme' -odio que los hombres crean que una les pertenece como un pedazo de tierra... eso de que traten de obligarte a quererlos aún cuando tú ya tomaste tu decisión me apesta, todo ese cinismo de los gestos 'románticos' como llegar con flores a tu casa para que te creas que han cambiado... no es para mi-, pero Rolando fue un paso más allá de lo recomendado y empezó a hacerse amigo de mi familia, que ni siquiera supo de su existencia durante nuestro affaire.

Era chocante de pronto llegar a mi casa y pillarlo cómodamente instalado en el living compartiendo un tecito con mi abuela, hablando sobre mí. Me perseguía, cambié mis números de teléfono y los volvió a averiguar, aparecía de la nada cuando iba saliendo de mi casa y se ofrecía a acompañarme al metro... era un fastidio pegajoso que no entendía palabras, gestos, nada. Cada vez que le pedía que me dejara tranquila me decía que era la última vez que lo hacía y después de un largo tiempo volvía a aparecer como que aquí no ha pasado nada.

Creo que se encontró otra a la que molestar, porque hace años que no ha vuelto. También puede ayudar que me he cambiado unas 3 veces de casa, teléfono y celular. Igual, me han dicho algunos familiares que de vez en cuando lo ven por la calle y yo entro en ataque de ira, pasándome todos los rollos habidos y por haber: que me espía, que va a molestar a quien se me quiera acercar, que cuando no estoy en casa llama a la puerta para 'saludar' y de paso entrar a mi pieza, hurgar mi ropa, qué sé yo... que cómo es tan pendejo para no buscarse una vida.

Aún así me siento mala, porque según él, sólo quería que fuéramos amigos porque no tiene nadie más con quien hablar de sus problemas. ¿Pero acaso eso es asunto mío? ¡Nones! Tenía la maldita manía de meterme con incapaces sociales, autistas exitistas que no saben hablar de sus líos si no es en la cama, pero de todo se aprende y prefiero pelearme con alguien por mandarlo al sicólogo antes de otro Rolando.

Completamente desmitificado eso de que son las mujeres las que se ponen sentimentales después del sexo... o por lo menos no soy de esas féminas delicadas que lloran mientras su galán les ofrece un Dualette y les dice "No te quedes en el pasado, nena". ¿Es que alguna lo es?


Liss

4 comentarios:

Melissa Amaro Poblete dijo...

Chuta, y yo que pensaba que era lindo que alguien estuviera a la cola de una... Qué ingenua y loser era yo =(

Qué bueno que no siga jodiendo! Mientras no aparezca casado, todo bien.

Salud!

Cecilia dijo...

Definitivamente era un psicopata, festejo que te lo hayas sacado de encima! jaja

Ylla dijo...

La parte de que iba a tu casa a conversar con tu abuela la embarró... wn psicópata.

Mi primer pololo tiene mención especial también. El dia que terminamos se tiró a mis pies y le comenzó a pedir a mi familia que me convenciera de que no lo pateara =S

Un año después seguía rayado con el tema. Me mandó un kilométrico mail escrito como el hijo que nunca tuvimos o_O.

Después de eso mis ganas de salir corriendo a mil kms. de distancia de este ser nadie me las quita... jeje =p

Saludos!

juanita* dijo...

jajjajaja.
Que se yo, yo le hubiera tendido la mano y hablado enserio como para ver que le pasaba y de paso para que no joda (mas en vez de huir de el).

Si seguia, hubiera hablado con mi familia para qie ellos le corten el rostro tambien.

Pero bueno, historia comica.

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"