sábado, 3 de octubre de 2009

Banda Sonora

Siempre mi vida ha tenido música de fondo. Como en las teleseries, cada tensión, cada clímax de mi experiencia ha sido subrayado en mi cabeza por algún tema simbólico, que de alguna manera me ayuda a que en mi precaria memoria se queden los momentos más trascendentales.

Fue así como escuchaba músicas ad hoc en cada momento desde que te conocí: cuando te volteaste en tu mesa a escuchar mis opiniones políticas mientras veíamos caer las torres gemelas en un bar de la plaza, sonriéndome como pensando "y esta pendeja patuda, qué se cree que opina tanto" , y cuando me dijiste que –incoherencias aparte- escucharme hablar era como perderse en un mar extráñamente teñido de inteligencia y gracia, y cuando me llevaste con los ojos cerrados a tu terraza en donde me hiciste el amor, luego de besarme los ojos, las manos, cada parte de mi cuerpo imperfecto pero perfecto ante tus ojos, diciéndome al oído a cada beso que ese espacio de humanidad ya no era mío, sino nuestro.

Compartirnos se volvió rutina, pero no tedio, sino ceremonia, rito, aire, agua. Tus ojos, observándome desde lejos como un espía y a la vez como un admirador secreto, siempre a las 18:30, siempre en nuestra esquina, para comprar un vino, algo de comer y subir a olvidar el mundo real en nuestro pequeño pedazo de olimpo. Tu trasero desnudo caminando a la ducha, saliendo de mis sábanas se convirtió en mi desayuno, y mi almuerzo, el frescor de tus besos, cuando luego de la ducha, volvías a impregnarte con los sudores de mi cuerpo para luego irte al trabajo, sucio de mí y limpio de ansias.

Recuerdo la música lenta y dulce de tu cara, las sinfonías delirantes de nuestros coitos, recuerdo los traviesos sostenidos de piano de cuando te burlabas de mis llantos frente a la tele o de las cremas en mi cara, para luego alzarme con tus brazos fuertes, y besarme hasta quedar humedecido con mis lágrimas o embetunado con mis menjunjes.

Pero fue distinto esa tarde.

Bastó con verte en nuestra esquina, besándola a ella con esa boca que era nuestra boca y viéndome a la distancia con esos ojos que eran nuestros ojos, sin despegarte de sus labios. Con esa mirada impávida todo quedó dicho. De pronto, todas las partes de nuestros cuerpos, que eran tan nuestras, se separaron como se separa el alma del cuerpo. Así, de pronto, sin mediar palabras nos volvimos de nuevo un par de “cada unos”.

Me imagino que a cada paso, mientras la besabas y yo caminaba como sin verte, después de que ambos nos vimos tan determinantemente, tus partes y sus partes se fueron volviendo vuestras partes, mientras yo me alejaba cada vez más "una", cada vez más "solamente mía". Caminé tan desnuda de ti que me entró un viento frío por la espalda y aunque afiné el oído de mi mente todo lo que pude, no había nada más en mi interior que el más hueco silencio. Ahí lo descubrí, la música no estaba en mi cabeza. Salía de mi alma.

Otro transistor roto. Ya no los hacen como antes.

Loca de Patio

13 comentarios:

Leon dijo...

Oh Dios.

Primero, déjame decirte que tu post me llegó caleta. Esperaba encontrar una voladita loca del estilo "Tal canción para tal momento"...

Pero ¡qué forma de expresar!

Y sí, las personas generan música en nosotros. Yo mismo tengo mi banda sonora para la vida. Pero el silencio... lo logré una vez, recuerdo con claridad, cuando el tiempo se detuvo en una mirada de complicidad.

Fue hace mucho.

Y por tu historia... bueno, a veces somos una buena mierda. Hay que decirlo, ¿no?

Bones dijo...

Hay tanta poesía en este post...

Bello a pesar de la tristeza, es muy bello...

Saludos...

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

Esto me llegó al alma...

Una Persona dijo...

Ufff... Nunca se puede ser completamente "uno" con el otro, pues el desprendimiento es lo peor... Como tù me dijiste, a veces lo que uno necesita es conectarse con alguien más..quizás no amorosamente, pero sentirse una vez más ligado a alguien de una forma superior...
Pero la verdad? Nunca se puede ser completamente complementario en un plano amoroso.. por eso, es mejor reconectar con aquellos que jamás te dejarían..

Ya no siento esa soledad, aunque aparece intermitente en esos momentos en que caminas por la calle, y sientes el hedor a amor y felicidad de otros... algo que nunca te darán tus amigos, pero q al final es sólo transitorio...

Me llegó demasiado lo que escribiste...

Ilusiones, miradas, qímica... finalmente, decepción. Y la música que acompasaba esta historia, se ve súbitamente interrumpida por la realidad....

Que el frío viento q sopla tu espalda, al separarte lentamente de ser dos, a volver a ser una, no te provoque nada más.

Gracias a Dios que existen los chalecos :)

Un abrazo enorme, sigue escribiendo que tanta gente necesita saber que no es la única con esas emociones.

Bendiciones !

Ale dijo...

muy bueno... lloro

MaKuxiss dijo...

DEJA VU...
no sé por que pero ya había leído esto antes..
independiente de eso.. que manera de expresar mujer!, a más de alguna le llegó una parte de eso..

Carita de Gato dijo...

me dió mucha pena por la protagonista de la historia snif!! pero me sigue llamando la atención la manera en que algunas mujeres ven con tanto romanticismo la relación con un hombre, lo ponen como en el papel protagónico de una de esas historias de Disney y después se quejan porque las desilusionan, si está claro que no son personajes, son HOMBRES!! y es mejor no mirarlos como lo que no son ... ponle música a tu vida pero en cosas que dependan sólo de tí, no de otros, sino siempre vas sufrir, a menos que encuentres divertido sufrir

Leon dijo...

Carita de Gato:

Me paro y aplaudo. Gracias. Qué sabio.

Forget dijo...

Tengo un blog nuevo, pasen!!

Rommy dijo...

Que lindo escribes..lo de la banda sonora es muy cierto ..a veces cuesta escucharlas y ya no sentir sentimientos fuertes

Rommy dijo...

muy cierto CARITA DE GATO

Carlitox dijo...

Ex-ce-len-te

Más allá del tema que, lamentablemente no termina como quisieramos, lo perfecto de la narración justifica el sentirse mal, aunque sea un segundo, por una pena ajena.

La Ex dijo...

Pues no era un deja vu, sólo se nos desconfiguró el blog, la entrada se publicó antes y tuvimos que reprogramarla... o algo así.
Dejo los dos comentarios que alcanzaron a escribirse en ese lapso y que se borraron con el cambio de fecha:

WHOA o_O
Qué nostálgico y qué bien escrito. Me gustó.

Los transistores nuevos se arreglan con una palmada. Los envidio...

Salú!



Publicado por Adni Caribdis para El Blog de la Ex a las 29 de septiembre de 2009 18:54

------

...uyyyyyyyy me encanto!! ,me gusta tu forma de expresarlo y cuanta razon tienes ,todos nuestros grandes momentos estan asociados a musica y cuando despues de un tiempo ,lo escuchas otra vez....los recuerdos llenan tu mente y corazon...



Publicado por Solcito para El Blog de la Ex a las 29 de septiembre de 2009 21:46
----

Saludos a todos!

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"