lunes, 26 de abril de 2010

Mudanza

Crecer tiene cosas buenas, como ahora que me voy de casa y sé que por primera vez tendré mis propios espacios donde compartir con quien quiera, mis padres ya no me retarán por quedarme hasta las tantas de la madrugada pegada al PC, no tengo que dar explicaciones si quiero pasarme el domingo entero en pijamas... todas esas cosas con las que una fantasea de una casa (o departamento) para sí sola.

Mejor cuando, como en mi caso, sabes que en un par de meses tu pareja (pierno, guatero con uña, como prefieran decirle) se te unirá y probarán si funciona o no eso de "vivir juntos", "vivir en el pecado" como dice una amiga para provocarnos risas...

Y así me he pasado las últimas semanas: haciendo cajas cada vez que tengo un rato libre, sorprendida de los cachureos que pueden acumularse en unos pocos años. Pero lejos, más allá de no saber qué hacer con las cosas inútiles pero con valor sentimental (Ejemplo: la figurita que me trajo X persona de algún viaje...), lo que más complicada me tiene son las cosas de mis Exs:

Un chaleco que alguno me prestó para capear el frío una romántica noche de otoño.
Los apuntes para una prueba que otro me pasó a condición de que se los devolviera.
El viejo celular que alguno me regaló cuando perdí el mío y decidió pasarme el que no usaba.
Una copia de su trabajo final, empastado, para guiarme en un ramo que me faltaba pasar.
Los materiales para un trabajo práctico que nunca le devolví.
Un peluche que tenía en su cama y que me rapté con permiso de mi ex.
Un álbum de fotos.
Una taza que trajo para él. (Y debe haber una que yo llevé a su casa...)
Documentos vencidos que guardaba para tener una foto suya en mi billetera.

Si sé. Soy cachurera... y eso que la mayoría de las cosas las boté y/o quemé cuando terminé con cada uno de ellos en una especie de ritual de exorcismo. Si esas cosas se quedaron fue exactamente por lo mismo que me acomplejan ahora: no sé qué hacer con ellas, porque romperlas o botarlas sería un insulto, una falta de respeto, ya que son cosas que no me pertenecen sólo a mí.

Por eso las guardé todas juntas en una caja en el rincón más profundo y oscuro de mi closet, y supongo que agradezco que al final me haya olvidado de su existencia que me torturó tantos años atrás.

Doble dilema: El lío es que con estos personajes terminamos hace tantos años que a algunos no tengo cómo ubicarlos, y a otros ya me imagino la cara que pondrán cuando los llame para decirles que pasen a buscar sus cosas, que me estorban en mi nuevo hogar... Claro, si es que primero logro acordarme del número telefónico de esos energúmenos.

Y bueno, las guardaría, pero ¿cómo le explicas al actual hombre de tu vida que tengas una licencia de conducir de un tipo del que ha escuchado pestes solamente? De ninguna forma. A mí no me gustaría que llegara a casa con una caja llena de cachivaches de sus exs. Casa nueva, vida nueva, dicen con razón. Si hasta la ropa que le regalaron le he dicho que ya está vieja y sólo serviría para trapo.

Supongo que debe ser una señal divina, de que llegó la hora de ponerle punto final a lo que fue, y claramente ya no es.

Señorita Gruñona

2 comentarios:

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

Lo mejor es botar, botar, botar.

Los múltiples cambios de casa me han servido para ir deshaciéndome de todas esas cosas. Al menos para mí, son una manera de -a veces- recordar un pasado que si bien en algún momento fue feliz, a la larga terminó siendo muy triste y doloroso.

¡Aleluya por los nuevos comienzos! Out with the old, in with the new!!!

Y felicidades por el nidito de amor ^_^

Paz dijo...

Los apuntes y documentos se pueden botar, el celular viejo se puede dejar en los buzones que Metro dispuso y los juguetes se pueden donar, al igual que la ropa. Aparte, la taza podría ser un regalo express para alguien.
El trabajo y los materiales es mejor guardarlos, siempre pueden servir.

Si las exigen después de tanto tiempo y ya las regalaste o botaste, siempre puedes decir: "Las tengo acá... espera... Oh, no, ¡mi mamá las debe haber botado!" (no sé si funcione, nunca lo he hecho).

Saludos y suerte con la mudanza!!

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"