domingo, 26 de abril de 2009

Celoso, ¿él?

Quiero considerar esta entrada como una continuación de la entrada que mi amiga Liss escribió hace un tiempo, pero algo así como su contraparte. Se trata de celos, pero cuando los celos no provienen precisamente de nuestras mentes... sino de las de nuestras parejas.

Siento que en las relaciones me ha tocado ser víctima de los celos. Pero no precisamente de celos míos, sino de los de mi pareja. Lo más gracioso de todo, es que cada vez que pregunté si yo daba razones para que el susodicho de turno sintiera celos (se lo pregunté a mi pareja tanto como a otras personas), la respuesta siempre fue negativa. Al parecer yo era una buena polola y nada coqueta con otros hombres cuando estaba en pareja (lo que una hace soltera ya es otro cuento).

¿La conclusión? Los inseguros posiblemente eran ellos. Pero no todos los celos nacen de la inseguridad, si bien suele ser un caso común. Hay celos justificados, que me ha tocado ver en otros y sentir por mí misma, cuando el ser humano percibe una amenaza, bastante real por lo demás, sientes celos y el tiempo acaba por darte la razón en haberlos sentido. Hay veces en las que esta “amenaza” es mas real o más fuerte que en otras. Pero, para entenderlo mejor, opté por hacer un desglose de los distintos tipos de celos que me ha tocado vivir/ver/enfrentar.

1.- El Territorial. Acá identifico algo que no percibo como “celos” al 100%, sino más bien como territorialidad. Sí, ese instinto animal de proteger el territorio. “Echar la meada” como diríamos en buen chileno. En general, ocurre cuando el ser territorial siente que alguien está mirando con deseo su territorio. Puede que esto ni siquiera constituya una amenaza real, que el intruso realmente no tenga ningún atractivo para una, ni posibilidad alguna en el campo de juego. Yo solía preguntarle a un ex particularmente territorial que si realmente creía que yo me metería con fulano, aún cuando estuviese soltera. Mi ex sabía que no lo haría, pero se molestaba igual. Por eso opino que no son celos propiamente tales, es mera territorialidad, la molestia de ver a alguien con ganas de tener lo que es tuyo. Mi ex territorial, ante eso, me respondía “pero sé que le gustas y eso me molesta”. Yo contestaba “pero si sabes que yo jamás me metería con él y jamás te engañaría”. A lo que él admitia que sí, lo sabía, pero le molestaba igual. ¿Por qué? Porque es su territorio. Y nadie tiene por qué andar mirándolo (Desde su perspectiva, claramente, conozco a otros que cuando les ocurre eso, les da lo mismo porque saben que estás con él y sólo sienten lastima por el pobre intruso, que desea algo que no puede tener y que ellos saben que es suyo. Una forma de pensar que me parece mucho mas tranquilizadora y práctica, si me preguntan a mí) .

2.- El Inseguro. Este celoso es muchas veces el más insoportable. Porque sus inseguridades no son culpa tuya y no hay nada que puedas hacer para solucionarlas. El territorial se suele saber territorial y generalmente no molesta mucho, no hace escándalos de territorialidad, sólo le molesta que miren lo que es de él. Pero el inseguro muchas veces no distingue entre celos reales y justificados y lo que su propia inseguridad está creando. Y esto lo puede llevar a situaciones nefastas. En el fondo, reacciona cada vez que alguien de algún modo ataca algunas de sus inseguridades. Si aparece un tipo que justo tiene o hace algo que él no (o con respecto a lo cual él siente inseguridad), si siente que otro te puede ofrecer algo que él no puede, etc. El problema es que lo más posible es que él no vea que tú estás feliz con él y no tiene nada de qué preocuparse, que son sólo inseguridades suyas, y termine por achacarte el tema a ti. "Tú necesitas otra cosa", "tú estarías mejor con Juanito que es de tal y cual manera", "ándate con él mejor porque a él le gusta X cosa como a ti". Tú no encuentras como decirle que no joda por tonterías, si tú sólo quieres estar con él, porque no hay forma de hacerlo entender hasta que el ataque de inseguridad se calme y te pida disculpas por el show. Pero cuidado, que a menos que solucione sus propias inseguridades, el problema puede adormecerse, pero seguirá ahí. Y lo más probable es que vuelvas a tener más de algún espectáculo desagradable.

3.- El Amenazado. Este es un celoso más comprensible, en mi opinión (por otro lado, me dicen que en estas cosas yo soy muy comprensiva con temas que no debería ni siquiera aguantar, pero bueno, juzguen ustedes ). Es cuando el celoso siente una amenaza, que es posible que sea real y puede que no, pero es amenaza al fin y al cabo. No se trata de que una ande coqueteando con cuanto chico atractivo pase por la calle, sino que se trata de que el celoso percibe que podrías tener con alguien algo que quizás no tienes con él. Es similar al "inseguro" pero con una base más real. De repente ocurre que tanto hombres como mujeres tenemos algún amigo del sexo opuesto, con quien quizás tienes una relación muy cercana, se cuentan muchas cosas, hay mucha confianza, se conocen desde hace mucho, qué sé yo, y aquí es donde el celoso se siente amenazado. Ve que otra persona ademas de él te brinda algo especial (algo que quizás él siente que no te puede dar de igual manera) y no es precisamente la mejor amiga con la que sales de compras. Y claro, teme que en algún momento generes una onda de “más que amistad” con esta persona y lo dejes por él.
A mí me pasaba que tenía un amigo con quien salí un par de veces hace mucho tiempo pero las cosas nunca se dieron de manera tal que pudiésemos efectivamente ser pareja. Y aunque ambos lo teníamos superado y sólo sentíamos amistad, un ex mío que conocía la historia, se sentía amenazado por él. “Es que siempre van a tener onda", "es que él siempre te va a mirar con ganas", "cuando tienes algo con alguien no puedes ser su amigo después, siempre va a pasar algo más". Yo no encontraba cómo explicarle que a mí realmente este tipo no me interesaba, que la única persona con la que quería estar era él, mi pareja. Pero él se pasaba rollos, por más que yo cortara lazos con "la amenaza". Si mi ex sabía que de casualidad íbamos a coincidir en algún carrete (teníamos amigos en común), había drama. En este caso yo podía entender la amenaza, encontraba que tenía más base que una mera inseguridad, pero tampoco podía hacer mucho además de asegurarle que con él no pasaba nada, que ya ni siquiera me gustaba, y tratar de reducir la relación con él a lo justo y necesario.
La verdad es que muchas veces acá se mezclan los celosos, no todo el mundo reacciona igual al sentir una amenaza, pero si además hay inseguridad de por medio, el resultado va a ser considerablemente peor. Si hablamos de una persona más bien segura de sí misma y de su relación contigo, seguramente puede sentirse amenazado, pero sabrá manejarlo bien, y cuando le asegures tus sentimientos se tranquilizará y confiará en ti. Pero una también tiene cierta responsabilidad al crear este tipo de situaciones, y hay que ser más cuidadosa. No hay que echarle más leña al fuego. La idea es no perder ninguna amistad por tu pololeo (si lo haces, es que o bien había un mal pololeo o una mala amistad), pero tampoco hay que ser desubicada. Hay que mantener los márgenes de lo que no te gustaría que te hicieran y no te gustaría tener que aguantar a ti.

Creo que tenía más grupos en mente, pero en este momento no logro recordarlos. Tú, cuáles conoces, te ha tocado ver/aguantar o sientes que le faltan a esta lista? O bien, ¿como qué tipo de celosa te clasificarías?


Faye

6 comentarios:

Myriam dijo...

Yo soy super poco celosa en mis relaciones de pareja, pero si me tocó alguna vez un celoso/inseguro... horriiibleee!!!

Y buena patada en la raja que se anotó por ello =P

En algo sí me considero celosa: me gusta que me dediquen tiempo y atención. En eso no transo. Me da lo mismo que salga con sus amigos (todos los viernes lo hace) o si se junta con la ex, siempre y cuando yo me siga sintiendo su princesa.

Saludos!

Alejandra dijo...

Yo creo que hay un celoso más peligroso: el celoso cagativo, el que te repite frases como "nadie te va a querer más que yo, mírate lo penca que eres". "Y te pones esa falda, no te das cuenta que tienes las piernas gordas" y otras cosas... ese celoso prontito comienza a golpear y es el ingrediente infaltable de la crónica roja. Lo más curioso de este celoso es que por lo general se elige a mujeres más bien floreros, para convertirlas a punta de agresiones en una especie de zombies monjiles.

Otro tipo de celoso es el que no tiene moral para ser celoso... o el "todo pillo es desconfiado". El tipico loco que no permite que la polola salga, pero después nos enteramos que se la caga de lo lindo. Son los celos irracionales más lógicos, pues cree que todo el mundo es como él.

Freedom dijo...

yo tuve la desgracia de estar muchos años al lado de un celoso particular, celoso de mi misma de mi esencia. me celaba a mi misma , a mi forma de ser , me queria quitar mi esencia,odiaba lo que era, porque lo consideraba mejor que lo que era el. lo quise con toda el elma pero su furia de ser lo que yo era, o de tener lo que el pensaba que no tenia,pudo mas destruyo la vida , la familia. Hoy cada cual por su camino, al menos yo por el mio. El prendido aún en la bronca de no poderme quitar lo quesoy Pobre alma en miseria

Matsuo dijo...

Uf, los celos son un horror.

Quiltro dijo...

celos que horrible sentimiento. No quiero defender la actitud, pero si agregar que muchas veces los celos son responsabilidad compartida, y falta de ponerse enel lugar del otro. Yo admito ser celoso, pero no lo he sido con todas mis parejas. Obvio que es un tema de seguridad, pero no sólo la propia sino la que te otorga la pareja cuando deciden estar juntos. como dijo Myriam "Mientras siga sintiéndome su princesa" A los hombres también nos pasa. mientras nos sintamos queridos, los celos no deberían aparecer.

el celo territorial es chistoso, al igual que los perros he visto pololos meando alrededor de sus novias porque uno las mió simplemente. Esos arranques de abrazos y besos cuando uno va pasandopor el lado, donde de reojo te miran casi mostrando los dientes. Será lejos el menos dañiño para la relación, pero definitivamente, ese concepto de "lo de uno" es un poco machista. Uno es libre como el viento y lo dice "la Noche". Los compromisos son compromisos siempre, pero ser propiedad de alguien es un contrato un poco destructivo.

Karenvon dijo...

Jjajaja el celoso cagativo que mencionó Alejandra debe ser nefasto... puchis mi novio es celoso y me da pena que lo sea porque una un celoso siempre sufre, los celos a veces me hacen sentir que no confía en mi...

Saludos!

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"