domingo, 17 de mayo de 2009

La del millón de dólares

Los seres humanos (por no sonar despectiva diciendo los hombres) tienen una obsesiva tendencia a la autocomparación... o mejor dicho a la comparación entre sí mismos, buscan constantemente una referencia que los valide por sobre los demás, aun cuando no conozcan a aquella persona contra la que se están comparando.

¿Y qué tendrá esto que ver con La Ex? se dirán ustedes, ¡pues todo! les respondo, porque esa manía comparativa es la causante de una de las preguntas más temidas (o a este punto más jodidas-repetidas-esperables, por así decirlo), al menos por mi persona.

Luego de iniciar una nueva relación, cuando las cosas van viento en popa, intimidades y demases, llega el minuto post-coital en que el nuevo amor adopta una expresión seria antes de lanzar: "ya sé que no es bueno comparar, pero... ¿lo pasabas mejor con tu ex o conmigo?".

Tú te preguntas si acaso tu performance no fue lo suficientemente buena, si acaso él se puso a recordar a SU ex, te pasas mil rollos hasta que te das cuenta que, en realidad, sólo te están usando para satisfacer su curiosidad, tan arcana como el hilo negro. Te están tomando como réferi para determinar el típico quién la tiene más grande... o al menos en un principio.

Supongo que en todo el cuento también debe haber un poco de inseguridad, deben ponerse a pensar que si llegas a extrañar a tu ex en la cama, podrías terminar la relación para volver con él. No sé. Yo personalmente, si no termino con alguien por su desempeño, tampoco volvería por ese motivo.

Por otra parte la preguntita me choca porque la tomo como un solapado "lo estoy haciendo bien?" cuando muchos meromachos no aceptan 'sugerencias' de buenas a primeras y hay que armarse de paciencia para ellos... y repetir los intentos (dijo la golosa).

Pero más allá de las diferentes anatomías, no hay una receta exacta para el sexo, todos 'lo hacen' de una manera diferente, y con cada uno de ellos tendrás que aprender a acostumbrarte, así como ellos a ti.

Lo que hay que saber es que, por muy 'homo-sapiens' que sea tu macho, el sexo para los hombres siempre será una necesidad, por lo que permanentemente necesitarán un polvo para hacer casi cualquier cosa. Y si pasan mucho tiempo sin obtenerlo, se pondrán mañosos y difíciles de tratar. No es tan difícil imaginarse por qué, sólo hay que pensar en la cantidad de espermios que producen diariamente... con esa sobrepoblación, cualquiera ¿no?

Si hasta el Papa tuvo 'mañaneras' en su juventud y vida adulta, ¿qué se le puede pedir a un humilde mortal que no ha dedicado toda su vida a la contemplación y que ha probado los vicios de la carne?

Mientras, las mujeres no viven en la permanente pesadilla hormonal (por lo menos ésa) y encuentran solaz en cosas diversas, que pueden ir desde la ternura de compartir con quien amas hasta el agotamiento extremo del trabajo. Somos más complejas y a la vez más simples, porque el sexo es un juego y no una necesidad, un placer en vez de un instinto.

Al menos, yo exijo que se tome en cuenta que, como los caballeros, las damas tampoco tenemos memoria.


Liss

8 comentarios:

J.Carlos dijo...

Con la venia y por alusiones, generalizar siempre es injusto, el tópico de que los hombres tenemos el cerebro a la altura de la bragueta, valdrá para algunos, pero un servidor y otro grupo importante de los que miccionamos de pie, no estamos todo el día con el miembro disparado, ni tenemos la necesidad del goce carnal para poder hacer nuestra vida normal.
A mi me gusta el sexo, gozar y que gocen conmigo, pero prefiero vivir sin el, a renunciar a otras cosas como una buena conversación, un buen vino, mi música, cine o literatura preferida.
Tienes un buen blog, ocurrente y con gracia. Tu me pareces una mujer inteligente y asentada. No se cual ha sido tu experiencia personal, igual sólo has conocido ruinas masculinas, por eso te pido, con la mayor humildad, no caigas en lo tópicos, algunos hombres hacemos en esta vida algo más que estar como primates en celo.
Perdón por la extensión de mi comentario, con todo, ha sido un placer encontrarte.
Saludos

Anaís Sandiego dijo...

También me han hecho esa pregunta horrorosa. Para mí que es pura inseguridad de estos niños con cuerpo de hombre... jeje.

Yo no estoy tan de acuerdo con esa típica mirada de que "el hombre lo hace cuando puede, la mujer cuando quiere". Yo también soy bastante animal cuando se trata del sexo (y no me considero ninfómana... jeje).

El tema es muy bueno y da para pensar mucho.

Saludos y las sigo leyendo.

Anaís S.

Alejandra dijo...

A mi nunca me han hecho la pregunta aquella, pero me da la idea de que se le ha pasado por la mente. Pero encuentro flaite andar contando "demasiada" intimidad. Un poco de decoro nunca viene mal.

Y sobre las generalizaciones en el blog... bueno, desde el retrato de la ex con de botas de dominatrix y cara de pena, hasta la descripcion, da a entender que se habla desde la caricatura, como la ex bruja a que todos temen. Yo nunca he sicopateado a nadie ni ocupo botas de dominatrix, pero me identifico con algunas cosas de las historias. El hablar de los hombres como un grupo homogeneo no es para que se sienta nadie, es parte del juego, seria una lata que cada entrada comenzara con un "mire, he conocido casos diferentes, ud es uno, no se preocupe ni se sienta herido...". De ahi a andar metiendo a toda la gente en un mismo saco en la vida real, es otra cosa.

Myriam dijo...

Nunca me han preguntado eso y creo que si lo hicieran hasta ahí no más llegaría el asunto. Al igual que Alejandra, lo encuentro harto chanta.

Y lo de que las mujeres no viven en permanente pesadilla hormonal lo pongo en duda. O sea cuando andamos histéricas somos hormonales, pero cuando no queremos tener sexo es porque somos poco hormonales? No me calza.

Saludos!!!

Blogger Pechocho dijo...

Racionalizas el sexo (como placer) en función del sexo (como género). No lo comaparto, en lo absoluto. La relación con el sexo (como placer) proviene del estado de la neurona y no de la hormona.

Hay rasgos que podrían identificar a los géneros, masculino-femenino, pero no determinan las conductas. Quizá en los años 30's, pero ahora eso suena ya muy viejo.

Saludos. Y disfruta el sexo cuando lo quieras, lo desees. Y no revises el horóscopo o el Manuel de la Perecta Mujer Cabrona para saber si debes caer en dicha tentación o no.

Saludos

Natilla_Adhara dijo...

Yo igual estoy demasiado en desacuerdo con este post, en muchos aspectos. Creo que las generalizaciones en als que cae son muy burdas, o sea, claramente todo el mundo las usa para explicar ciertos puntos, pero estas son generalizaciones mas bein sexistas en relacion a la percepcion que cada genero se supone que tiene del sexo (como que a los hombres los dominan mucho las hormonas y siempre quieren follar) que me parecen un tanto erroneas. Puede que si comparas haya un porcentaje mayor de hombres que van a declarar el sexo como algo primordial en sus vidas que mujeres, pero creo que es un tema importante para la gran mayoria, independiente del genero. Debo decir que las generalizaciones en torno a esa vision en particular, al menos, me hicieron harto ruido.
Sie stoy de acuerdo con la autora en que, el que alguien te pregunte si estuvo "mejor" que el anterior es de muy mal gusto, y que seguro que apela a alguna inseguridad que convendria tratar con un profesional, y en realidad creo que una No tiene porque contestar una pregunta asi.

Al caballero que posteo arriba, si bien le encuentro razon en lo de salirse de las generalizaciones aquellas que sen~ale que a mi tb me hicieron ruido, no creo que haya necesidad de ser despectivo con el tema del horoscopo o la Mujer Cabrona, olvida que esta leyendo la experiencia y las reflexiones de una persona y que no es un ataque personal en su contra, como para responder con otro ataque personal, que arruina los argumentos que tan bien estaba exponiendo al comienzo de su post.

Gaby dijo...

las comparaciones son horrorosas, mejor llamemos al silencio del amor...
Besos

Un Mono dijo...

Yo soy hombre y confieso que pienso de manera constante en sexo. Si no tengo sexo en un par de días comienzo gradualmente a ponerme de mal humor o, al menos, ansioso. Y prefiero ser franco con eso a hacerme el "metroemotivo".

Lo de las comparaciones, es normal en los hombres: funcionamos con mentalidad de manada, y eso es más fuerte cerca de la adolescencia. No es malo, son las normas del juego, atávicas y a veces divertidas. Pero ¿sabes? la cosa comienza a desdibujarse con la experiencia sexual y, a cierta edad, ya sólo lo disfrutas, sin cuestionarte si lo haces bien o mal. Lo haces igual que todos y ya, fin del problema.

Cuando chico yo también me preguntaba si sería bueno o no, si lo tenía de un tamaño adecuado y todas esas cosas, que son preguntas normales si se considera que el peso de la calidad del polvo recae - socialmente - casi en exclusiva sobre el hombre (alguna vez escribí un post en Machotes sobre eso). Pero los cuestionamientos se pasan con la práctica, y son parte de la madurez sexual.

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"