viernes, 31 de julio de 2009

Cada oveja con su pareja

Este post va dedicado al análisis profundo y exhaustivo de la siguiente frase tipo:
"Me encantan los tipos sensibles y cariñosos, pero siempre termino con los que me usan, me hacen daño y se van... ¡Es que tengo tan mala suerte!"

Primera parte: La Falacia del hombre "sensible"

La sensibilidad es algo que está definitivamente mal entendido en esta sociedad y principalmente por las mujeres. Que un hombre sea sensible, no significa que te va a escuchar cada vez que tengas un drama con tu amiga o que te vaya a comprar tampones/toallas higiénicas a la farmacia. La sensibilidad, en el contexto de la mina que usa la frase analizada, tiene que ver con cuanto se puede someter a un hombre sin que se note que se es una Bruja.

No hay hombres más o menos sensibles. No hay minas más o menos sensibles. Todos sentimos la misma variedad de sentimientos y en el mismo rango de profundidad, lo que pasa es que hay personas (independiente del sexo) que son capaces de expresar mejor o peor lo que sienten.

Las mujeres, en general, deberían sacarse de la cabeza eso de que buscan hombres sensibles. Por lo general, las minas que buscan "hombres sensibles" lo que en realidad andan buscando es un paño de lágrimas que no les pare el carro en seco (labor de la amiga por defecto). Lo que las mujeres deberían darse cuenta que buscan es empatía. Un tipo no tiene porqué entender que se siente andar adolorida y sangrando todos los meses, pero puede al menos empatizar con que no es una situación muy cómoda que digamos y, en consecuencia, escuchar el fútbol más bajito y no llegar tan tarde después de la farra. Y PUNTO.

Soy una convencida que si las mujeres mostraran un poco más de interés en los amigotes y el fútbol (aunque sea falso), las quejas de que el hombre es un energúmeno cuando ve un partido y los amigotes solamente lo llevan a la perdición descenderían un drástico 90%. Las que se seguirían quejando son las que definitivamente tienen un par de tornillos sueltos. Y sí, el ejemplo es burdo, pero efectivo.

Segunda parte: Lo que tengo/Lo que quiero

Hace un par de ¿meses? ¿semanas? atrás se hizo re popular un video de una sicóloga chilena que hablaba que las mujeres tienen un pensamiento mágico: no contentas con lo que tienen, siempre buscan algo mejor causando innumerables dolores de cabeza a quienes la rodean. Esto cae redondito con todas esas minas que se viven quejando que los hombres de sus vidas siempre las han tratado mal, que por qué no les gusta un hombre sensible y cariñoso.

No les gusta porque en realidad no les gustan los hombres sensibles, ni cariñosos. Les gusta el maldito hijo de meretriz que las hace sufrir porque eso calza perfecto con su parada de pobre víctima, mujer sensible de la cual todo el mundo se aprovecha.

Yo lo he pasado bien, mal y muy mal. Y aquí estoy, todavía en una sola pieza dispuesta a empezar cada vez que sea necesario. Y me podré quejar de que me hicieron esto, aquello y lo otro. Pero lo que pasó, pasó y a lo hecho, pecho. Las decisiones tomadas en un momento de mi vida las tomé pensando que era lo mejor. En ese momento. Ahora podrá verse como un error garrafal, pero si pudiésemos tomar las decisiones a sabiendas de las consecuencias, otro gallo cantaría.

Por eso hago una invitación a todas las mujeres a que asuman que en realidad sí les gusta el Hombre Rudo que las hace sufrir. Acéptenlo y gócenlo. Se darán cuenta que las cosas toman un cariz totalmente diferente cuando uno asume quién es y lo que le gusta. se los digo por experiencia.

Tercera parte: La Maldita Mala Suerte

Sí, las apariencias engañan. El galán que antes a una la invitaba a todas partes y era guapo-guapo, ahora ronca a todo pulmón en el sofá y con la ponchera chelera a vista de todo el mundo. El tipo sensible y artista todo especial, solamente resultó ser solamente otro niño demasiado mimado por su madre. Pero se pueden tomar decisiones. Se puede decir "¡Ya no más!" y mandarse a cambiar. Sufrir un poco, llorar lo que corresponda y seguir por la vida.

Pero eso de andarse quejando como adolescente de la mala suerte amorosa es una soberana estupidez. No existe la mala suerte. No existe la suerte, punto. Una misma se forja el camino a punta de costalazos y tropiezos, pero la responsabilidad no es de la vida, el destino, la pachamama o Cupido. Es de una misma.

Si no se tiene la suficiente capacidad de autoanálisis como para darse cuenta que hay algo mal con una si se busca una y otra vez a un hijo de la gran meretriz, eso no tiene que ver con el amor o la mala suerte. Tiene que ver con complejos varios y hágase un favor y búsquese una terapeuta y punto. Pero deje de echarle la culpa a todos, cuando claramente la culpa es de usted.

Conclusiones:

- La sensibilidad está sobrevalorada y malentendida.
- Si las personas fueran más empáticas no se acabarían las guerras del mundo, pero al menos habría mayor disposición a entender a los demás.
- Los hombres sensibles son un mito.
- Los hombres rudos, gracias a Dios, no. xD
- La mala suerte amorosa no existe.
- Quejarse de vez en cuando es bueno. Si su conducta es patológica, vaya al siquiatra.

Juana La Loca

10 comentarios:

bitch dijo...

me gusta la mala vida!
tengo un novio "empatico" que adoro y que hasta hace un tiempo era el unico en quien ponia los ojos..
ahora no se por que, me he fijado en un hijo de meretriz (jaja me encanto la frase) q no merece ni la pena pero tiene la gran gracia de hacerse el importante y mantenerme interesada.
definitivamente, a las mujeres nos gusta tener amores de adolescente..

Quiltro dijo...

Estoy casi de acuerdo en todo salvo en el error de clasificar todo con contrastes de negros o blancos..
Se está súper equivocado si se piensa que hay hombres sensibles y el resto macho rudos (concepto que no entiendo aún aunque todos hablan de él).
Uno a veces siente y se preocupa sobre temas que no todos lo comentan, y otras veces actúa de manera poco honrosa con el sexo opuesto (macho rudo para ustedes, maricón para mí). Todos somos preocupados y despreocupados en la vida. tendemos siempre hacia un lado, pero caemos en el otro también. Pero como se dijo, La culpa es de uno, cuando no reconoce que la felicidad empieza por quererse uno mismo, para poder querer de verdad al resto.

El hombre sensible no existe
y el príncipe azul tampoco
La realidad es lo que hay y los sueños son para hacer la vida mas pasable.
Deje su Charming Prince para los cuentos y aprenda a querer al hombre con ponchera que quizás la haga màs feliz que su personaje de cuento.
PD: Los hombres y mujeres de buen corazòn y que quizás es lo que la mayoría busca, pero los define bajo conceptos equivocados, si existen, pero no le diga sensible, ni especial, ni artista, ni rudo, dígale "La persona para mi" y listo.
PD2 será que invierno llama a este tema, porque nconcientmente muchos blogs lo tocan
Saludos

Felipa! dijo...

"Me encantan los tipos sensibles y cariñosos, pero siempre termino con los que me usan, me hacen daño y se van... ¡Es que tengo tan mala suerte!"

Si habré dicho esa frase!! que vergüenzaaa!!
Sabés una cosa? yo estaba manejando esa teoría de que si salgo con hijos de meretrices es porque quiero salir con ellos y punto.

Buen post!!! besos!

LaVieEnRose dijo...

me encantó el post!
besos =)

Rage dijo...

nada mas cierto!!

y tambien estoy de acuerdo con Quiltro. Hay una amplia gama de grises entre blanco y negro.

Solo keda vivir.. asumir, esperar, luchar y sobre todo, disfrutar el AHORA..

saludos!

peligroso dijo...

Muy excelente este post. Soy nuevo lector (hace un par de días leí como mil páginas de posts) y ayer Twitter me sopla que está esta publicación. Grata sorpresa.

Con respecto a los grises, o sea hello, si empiezas a hablar de grises en un tema, al final no hablas de nada y todo se diluye, porque todos somos distintos. Por lo que a nivel de síntesis me parece excelente el tratamiento del tema.

Más felicitaciones y de verdad, verdad, verdad que me gustó mucho la sinceridad y tino para hablar de todo esto.

- peligroso

P.D.: En "Verificación de la palabra" me sale "meted"... ¿siempre salen cosas así de chistosas? jajajaja.

Mely dijo...

WARNING: Comentario pesado y extenso.

Más que el Hombre Rudo, ¿no será que nos gusta esa etapa de querer sentirnos deseadas por un 'imposible' y creer que puede resultar? No hablo de la generalización (que es un tema ultra conversado), sino del hecho de que el hombre rudo puede dejar de ser objeto de deseo cuando una cambia de switch. Eso sí, estoy de acuerdo de que es una experiencia gozable mientras dura xD

Y lo otro, ¿eres hermafrodita o qué? Porque suelo encontrar representantes del sexo femenino (supongo que lo son) que hablan de "LAS MUJERES" como una raza extraterrestre. "Ellas hacen esto", "ellas piensan esto otro", "a ellas les gusta tal cosa", "ellas debieran así y asá".

Tengo la sensación de que quienes hablan sobre las mujeres sin incluirse tienen una idea fija de éstas, como si todas fuéramos histéricas, lloronas y qué sé yo... pero que las auto-excluidas están por sobre eso. MY ASS.

Como bien dices en las conclusiones: "Si las personas fueran más empáticas no se acabarían las guerras del mundo, pero al menos habría mayor disposición a entender a los demás". Una buena manera sería partir por reconocerte dentro de esta raza rara que somos "las mujeres".

Salú.

La Ex dijo...

1. Hombre rudo = CSM = Objeto de deseo inalcanzable. Me gustó la idea.

2. Sorry que te moleste, pero no me incluyo dentro de la gran mayoría de mujeres que andan quejándose que siempre les rompen el corazón a ellas que son taaan buenas y que caen en el molde de histéricas (tristemente, la mayoría de las mujeres SÍ son así en menor o mayor grado y a ellas está dirigido el post).

3. Para mí ser mujer no tiene que ver con lo que se habla en este blog, por eso nunca me incluyo dentro de la etiqueta.

4. Me hubiese ido en la brígida si no supiera de donde viene el comentario...

Juana La Loca

Carlitox dijo...

Me gusta lo de la falacia del hombre sensible y es que en realidad si es que hay son muy pocos y no son precisamente los del letrero "soy sensible"

Conozco tipos que se declaran sensibles y admito que algunos de mis compañeros M.A.C.H.O.T.E.S. declaran ser sensibles y hacen de ello un estandarte del grupo. No soy quien para poner en duda su sensibilidad, pero concuerdo en que esta está demasiado sobrevalorada.
Soy M.A.C.H.O.T.E.S, pero definitivamente no de los sensibles, sino más bién de la facción de los frívolos.

Alejandra dijo...

Una cosa es ser sensible y otra ser un mamón. Y eso si que está confundido. El mamón no salva a nadie, comenzando por si mismo. El sensible sí.

Y sobre la empatía... podria asegurar que con la capacidad de empatía se nace y no se hace. A veces se aprende a disimular por una sencilla relacion costo-beneficio propio, pero se muestra la hilacha prontamente.

Y hay gente que si tiene mala pata. Como Paquita la del Barrio que encontró el amor y se le murió.

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"