jueves, 11 de marzo de 2010

Ódiame, por piedad...

Amig@s de nuestro blog, retomando las colaboraciones que llegan a nuestro correo, les tenemos esta joyita para que lean, disfruten y comenten. Un saludo cariñoso de su Ex favorita.


___

Cada cierto tiempo llegan amigas mías a contarme de sus rupturas. Aparecen todas acongojadas contándome sobre su experiencia con el saco de weas de turno. Ya saben, el inmaduro emocional, el que las pateó porque estaba "confundido", el que terminó con ellas para encontrarse a sí mismo y resultó que en un par de semanas (o menos) estaba con otra.

Siempre las escucho con paciencia y trato de entenderlas. Pero una parte en el fondo de mi cerebro no puede evitar verse reflejada, más que con mis amigas, con sus exs. Esa soy yo: la saco de weas que nadie quiere tener como ex.

Quizás muchas féminas que lean esto querrán apedrearme ahora. Me dirán cosas como "deberías pensar en el daño que haces" o "ojalá algún día alguien te haga lo mismo a ti para que sepas lo que se siente". Creánme, no es necesario. Sí pienso en el daño que hago, y sí tengo empatía por lo que sufre el otro. Y sin embargo, pareciera que no lo puedo evitar. Me prometo no tener otra relación hasta haber madurado un poco más, pero conozco a alguien, me embalo, creo que todo será diferente y antes de darme cuenta qué pasó estoy terminando porque estoy confundida y creo que necesito tiempo para estar sola. De todos modos, cuando lo he dicho realmente he sentido que es cierto. No sé si eso empeora o mejora el asunto.

No crean que no siento culpas o no me siento mal por esto. Durnte mi adolescencia yo también estuve en el lugar de mis amigas y me metí con el saco de weas de turno, a quien maldije y pensé "me pregunto que se sentirá estar del otro lado, del lado del que hiere y no del que es herido". Cuidado con lo que deseas, dicen. Me pasó. Y les cuento que no es agradable.

No es bonito ser odiada. Tampoco sicopateada porque dejaste marcando ocupado a algún pobre desgraciado que realmente se ilusionó contigo cuando tú no lo hiciste, y que pasó mucho tiempo llamándote post ruptura para que se juntaran o pidiéndote explicaciones sobre por qué terminaste. Lo peor es que a veces ni tú conoces bien la respuesta. Simplemente despertaste un día y sentiste que ya no podías seguir. A veces ocurre que después de eso te arrepentiste y hasta volviste con el susodicho, y otras nunca te arrepientes ni miras para atrás.

Terminar fue una buena decisión. Sólo que él no está de acuerdo.

Sé que me han odiado, me consta. Han hablado con amigas en común tratando de encontrar explicaciones a mis acciones, porque el "ya no te amo" no les bastó y pensaron que debía ocurrir algo más. He leído cosas de mí que han escrito en internet o escuchado o me han contado algo que han dicho. Una vez me tocó la teoría de uno sobre que le puse el gorro y lo usé. ¿Mi versión? No sólo no le puse el gorro, sino que cuando lo conocí realmente creí que con él podía funcionar algo serio. Pero yo estaba muy confundida en ese tiempo y no debí empezar con él tan pronto después de haber terminado mi relación anterior. No alcanzamos a durar ni un mes.

Así soy yo, cometo errores por dejarme llevar y no pensar bien en las consecuencias de mis actos. En el fondo, soy una pendeja. Soy inmadura emocionalmente y cada vez que me propongo estar sola un buen tiempo para no meterme en más cachos, la fuerza de voluntad me dura menos que la de mujer a dieta. Conozco a alguien, vuelvo a pensar que todo será diferente, que yo ahora soy diferente, y la vuelvo a embarrar.

Gracias a ciertas declaraciones de odio que he recibido, sólo me falta saber de algún ex borracho cantando en algún carrete "Maraca Conchetumadre" de los Picantes y dedicándomela, pidiéndome que me "meta por la raja mi falso amor" (perdonen el poco delicado lenguaje).

Ahora, no deja de sorprenderme la conducta del "otro lado de la historia", de estos hombres que caen.

A más de alguno yo le advertí que estoy cagada del mate, que tengo issues y no son menores, figura paterna ausente, familia disfuncional, ustedes nómbrenlo. Y lo advierto siempre al inicio, para que sepan bien cómo soy antes de meterse conmigo. También les cuento de mis exs y cómo han terminado las cosas. Nuevamente, para que sepan con quién se están metiendo. Y aún así, se arriesgan. Deben creer que ellos me van a poder cambiar. Que he sido así netamente porque no he encontrado a la persona indicada, al hombre que me dome, cual Fierecilla Domada. Qué sé yo.

O en una de ésas, simplemente les gustan las "maracas conchetumadres" del mundo. Quizás sean la versión masculina de la mujer a la que le gusta sufrir por amor. Y yo, la siempre dispuesta victimaria que los ayudará a hacerlo,

Maraca Conchetumadre

8 comentarios:

Mónica de los Siete Infiernos dijo...

MOSTRA. Quiero ser como tú.

[Pau] dijo...

IDOLA!!!

Mely dijo...

No puedo odiar a alguien que me ha dado una nueva visión del asunto. ¡Gracias por compartir tu experiencia! =D

Igual no te voy a decir que eres seca o bacán, porque no pienso eso de quienes se han portado así conmigo, jajaja.

Salú!

Alejandra dijo...

Si! Existen las mujeres con miedo al compromiso!

Tengo una amiga igual a ti. Cuando todo parece ir viento en popa, se enoja por una tontera, o siente dudas y todo se desinfla. Tampoco ayuda que las pocas veces en que se ha comprometido de verdad le hayan tocado pelotas de marca mayor. Y nada, tienes 50% de descuento por advertirlo.

Ahora, a mi me ha pasado en que hay un momento, "justo" antes de enamorarme, en que he querido mandar todo a la cresta. Es cuando la conquista ya se concretó y ves a un patillúo con cara de embobado y acercándose a su "cita segura" como todo un winner. Mi primer impulso es arrancar.Pero me quedo, le doy un beso de saludo medio frío, y vuelvo a caer en la onda romántica.

Quizás en vez de tirar la esponja al tiro, deberías darte un tiempo de aguante si el lolo vale la pena. En una de esas esa reacción es es estertor de la soltería, lo bueno vendrá después.

Karenvon dijo...

Bah los humanos siempre creemos que tenemos el don de cambiar al resto, eso es lo que les pasa...siempre quieres ser el príncipe o la heroína que la transformó o lo transformó y le ha enseñado a ser feliz y tener una vida preciosa...pero la dura verdad es que esa huea es una mentira que circunda en nuestras mentes y es más falsa que billete de 3 lucas... pero parece ser como una droga, somos adictos a ella, a pensar que las cosas si pueden cambiar y todo puede ser maravilloso...pero que bah si la dura verdad es que las cosas si pueden cambiar a punta de voluntad, pero no sólo a punta de la de uno pos "mija" es a punta de voluntad de que él otro o la otra también quieran poner de su parte y generar los cambios deseados por el aprendiz de príncipe o de heroína... pero claro a decir verdad los que andamos por la vida queriendo hacer ver las cosas lindas y demases, tratando de transformar gente que no quiere ser transformada nos hemos preguntado alguna vez ¿la otra persona realmente quiere cambiar? o ¿a lo mejor en su realidad disfuncional son felices?

SIPOS.... creo que muchos debiéramos partir por ahí, la felicidad es algo tan subjetivo que no podemos andar por la vida vendiendo el cuento de que ahora todo va a cambiar y seremos felices y todo es distinto...eso es pasajero, se acabo la calentura y el primer flechazo y se fue a la mierda...él o ella sigue siendo tan disfuncional como siempre y el otro u otra empieza a sufrir y a luchar día a día por evitar lo inevitable...el tremendo desgaste para nada.... todos sabemos como termina la historia no ¿'?

- La gente no cambia y la historia se repite sólo con diferentes actrices o actores... y sí, el o la disfuncional algún día pueden madurar y cambiar... pero créanme aprendices de super héroes eso pasará sólo si son ellos quienes luchan para hacerlo... no tú princesita de reparto de la casa en la pradera, ni tú hombre perfecto adorada por todas menos por quien tú quieres que te adore...

Kelium dijo...

Yo creo que la falla no esta en la meneta que los deja con el corazón en pedazos, sino en los tipos que quieren hacer de ella algo que no es... A la flaca hay que aceptarla como es, lo dificil es escontrar a un tipo que se banque a una mina con tantos rollos.

Carita de Gato dijo...

al final una mina zorra en este blog, una en un millón que sabe hacerla con los hombres , toda una barbie perra o una cabrona del famosillo libro ese...a mí me pasa igual, antes de empezar les digo que no me gustan los compromisos, que soy libre, que no me quiero casar ni tener hijos, me voy a la cama en la misma noche o en la primera cita y el resultado...todos todos todos sean chilenos o extranjeros se vuelven locos conmigo y se enamoran, la segunda cita ya me están hablando de cómo serían nuestros hijos y que quieren casarse conmigo, pa que decir cuando logro estar un mes con uno, ese si que queda trastornao loco obsesivo...y les diré que no es porque soy bonita e inteligente, es solo por mi actitud de mina independiente emocionalmente que no le importa nadie más que ella misma y que hace lo que quiere y que para ser feliz no necesia un hombre a su lado..para los hombres eso es un afrodisíaco ... pero claro para ser así hay que nacer o hacerse a punta de abrir los ojos y no seguir siendo como son todas de tontas y siguen creyendo las mismas mentiras que se inventan de los hombres...

MB ~ dijo...

Me senti muy identificada, apesar de que esta entrada es hace mucho hoy la encontre y me senti re identificada, evidentemente tengo miedo al compromiso porque siempre hago eso D:

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"