martes, 26 de agosto de 2008

Nunca aprendo

Creo que este año tuve el mejor cumpleaños de mi vida. Celebré en familia, con los amigos, bailé hasta caer muerta y me tomé hasta la molestia. Era perfecto. Digo “era” porque todo iba de lujo hasta que tenía que llamarme el Innombrable para decirme “¡Feliz Cumpleaños! Que tengas un día súper”. O sea, no me llamó. El muy breva me envió un correo, pero para mí que vivo y respiro a través de la web, es lo mismo.

¿Quién se ha creído que es? ¿Por qué tiene que andarme deseando una vida feliz cuando lo único que quiero es verlo arder en el Infierno? Lo que más me dio rabia es que de verdad me agrió el día. Y que no pude contenerme y responderle que se metiera sus buenos deseos por donde le cupieran porque hace harto rato que no son mutuos.

“Lo maté con esa frase”, pensé ingenuamente, “ahora debe estar arrepintiéndose y revolcándose en la cama con su nueva peuca para olvidar las penas” (Innombrable siempre pasaba sus penas revolcándose con gente, menos conmigo claramente). Pero el muy madafaka me respondió “Uy, me haces llorar”.

Ahí me fui a la mierda. Ando de un humor asqueroso, con ganas de quemar vivo a medio mundo, empezando por Innombrable, obvio. Me da rabia que todavía despierte esta rabia en mí, que todavía no pueda asimilar las cosas que pasaron. Que vea a Príncipe (mi flamante nuevo novio) con ojos desconfiados de vez en cuando, pensando que se demora para llegar a nuestras citas porque su mistress no lo deja irse.

¡¡¡Arg, furia infinita, ardiente y fulminante!!! Te maldigo, Innombrable en el nombre de la Luna y de todas las mujeres que has hecho sufrir. ¿Por qué no fui polite no más y le respondí con un escueto “Gracias”? O aún mejor, ¿cómo no se me ocurrió sencillamente borrar el correo y hacer como si jamás lo hubiese visto? A pesar de que esa fue mi acción inicial, no pude sino ir a buscar el maldito email y tenía que responderle.

¿Alguien sabe dónde dictan clases de manejo de ira?

Rabiosa

1 comentarios:

una Nadia dijo...

Esto me suena familiar.
También tengo un ex que me hizo perder completamente la confianza en los hombres y la raza humana... y ahora tengo a mi Príncipe, al que gracias al Pulento nunca he mirado con esa desconfianza que describes.
Bueno, supongo que de a poco se aprende. Nada es inmediato.

Consejo: déjalo en el spam.

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"