lunes, 11 de agosto de 2008

La noticia

Después de meses tratando de ocultar mis problemas de pareja, pensando y autoconvenciéndome que eran ideas mías y que cómo podía tener problemas con Esteban, que era un chico tan bueno... y no sólo porque yo me lo imaginara: todo el mundo estaba de acuerdo en que era un ángel, lo mejor que podría haberme pasado y era realmente malvada si no besaba el suelo que pisaba... luego de todo ese tiempo sintiéndome infinitamente infeliz e incomprendida por no poder contarle a nadie sobre lo poco libre y tremendamente sola que me sentía, de pronto llegó ese minuto en que la cuerda no dio más y rompimos, sin posibilidad de vuelta atrás.

Ese día di vueltas durante horas pensando en cómo decirle a mi familia que había terminado con el hijo que mis padres siempre desearon, el 'niño bueno y ejemplar' que no paraban de poner en altares y que sin duda no tenía un igual en este planeta ni en ningún otro. Me torturaba pensando que quizás debí contarles de las peleas que habíamos tenido en vez de siempre restarle importancia a las cosas, sospechando que me familia en pleno se pondría del lado de él diciéndome que 'algo debía haber hecho para que se enojara conmigo', así que decidí guardarme la noticia durante un tiempo para asimilarla tranquilamente, sin recriminaciones familiares mediante.

Cuando por fin pude decir "Esteban y yo terminamos" como quien dice "mañana va a llover", lejos de recibir la mirada reprobatoria que esperaba noté que mi hermana y mis padres empezaban a sonreír, llenos de una alegría que me desconcertó... pues resultó ser que el 'candidato perfecto' los tenía hartos con su comportamiento 'egoísta, desconsiderado' y, por si fuera poco, mañoso.

Entonces me pregunté por qué no me lo dijeron antes, por qué le celebraban cada una de las gracias si en verdad no lo soportaban y esperaron hasta último minuto para ponerse 'de mi lado'.

Fue cómico ir viendo esa reacción en cadena: todos los que pensaban en Esteban como un pan de Dios iban cambiando de parecer y mostrando sus reales caras. Hasta los amigos en común estaban asqueados con su forma de ser y de pronto ser "la Ex" me convirtió en el paño de lágrimas del resto, como si hubiesen sido ellos y no yo los que rompieron con él. Al final, todos estaban en el mismo dilema que tuve yo pensando que nadie podía ser tan monstruo de tener el más mínimo problema con Esteban, eso era de locos.

Pero ¿qué es la cordura sino la locura vista con otros ojos?


Liss

5 comentarios:

juanita* dijo...

jajajajjajaja suele pasar... pero si me enoja que esta todo bien y de repente era el mas gil, me paso 2 veces!!!!!!

isadora dijo...

Tengo que admitir que tan solo el nombre, me obligo entrar a este blog sin pensarlo dos veces.
Me hiciste reir.
No me causo gracia lo que escribis, sino que ME cause gracia al verme tan identificada.
Excelente nombre y excelente reflexiones.
Desde aca, otra ex
(Aunque lamentablemente creo que me llevo el premio a la más loca de todas)

Berenizz dijo...

Jajajaja!
Todas tenemos una ex neurotica y acosadora en nuestro interior.
Que bajon lo que te pasó con tu flia y amigos, que no te hayan dicho realmente lo que pensaban.
Pero que bueno que por fin zafaste del hombre perfecto!

Saludos.

Magda dijo...

jajaa
q buen blog... todas hemos sido "la ex" en algùn minuto..
creo que al final uno siempre aprende algo, y si no se aprendió nada lo comido y lo bailado no te lo quita nadie jeje


seguire leyengo el blog

La Ex dijo...

Gracias por los comentarios, se aprecia que leen y comenten y ojala corran la voz ;)
Y no si ISadora se lleva el premio a la mas loca de todas, si entraramos a competir, ufff.. =P

Invitadas todas a seguir leyendo!
Saludos,

Faye

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"