miércoles, 1 de octubre de 2008

La evolución de un ex

Dentro de todo debo admitir que he tenido suerte con mis exs. La mayoría ha sido bastante buena gente. Claro que ser buenas personas no quita otras cosas. A veces pueden ser inmaduros, estar emocionalmente lisiados, ser medios psicópatas, hijitos de su mamá o que cuando estaban contigo tenían una ex o un viejo amor que nunca superaron totalmente. A veces tienes suerte y no es nada de eso, las cosas se acaban simplemente porque se gastan, porque no dan más y es casi un mutuo acuerdo, liberarse mutuamente y empezar de cero. Esos son los mejores porque son los que hay alguna posibilidad de amistad futura (ya les contaré sobre un chico con el que estuve apenas una semana, pero yo sentía una considerable falta de química, ahora somos muy buenos amigos).


El punto es que en general creo que si han hecho daño o se han mandado alguna cagada, ha sido sin querer (en general tampoco han sido tan graves, independiente del daño que puedan hacer, en especial cuando se acumulan muchas). Cuando era más chica, refiriéndome no a relaciones de pareja, sino a relaciones humanas en general, tendía a pensar en los peligros que supone la gente que se manda muchas “cagadas” sin querer. Porque a diferencia del que lo hace intencionadamente, no pueden evitarlo, no se dan cuenta, y nunca sabes cuando lo volverán a hacer. Porque no consigues alejarte de ellos, sabiendo que “no son mala gente, no lo hacen con mala intención” y no te das cuenta y pasó algo de nuevo. Pero ese es el riesgo de toda relación humana… y también de las amorosas.


Me gusta ver que uno que otro ex (claramente no "el" ex, con él se complica más el terreno) ha madurado y cambiado. Y dado que en general eran buenas personas, se han convertido en tipos bastante decentes. Como Carlos, que parecía tener un enorme miedo al compromiso cuando lo conocí. Querría pensar que era yo, que simplemente era conmigo con quien las cosas no resultaban, pero como no terminamos enojados, como fue casi un mutuo acuerdo de “esto no funciona”, pude seguir hablando con él y observarlo. Y por un buen tiempo, no me gustaba lo que veía. Repetía la misma conducta una y otra vez, con otras chicas. Cuando yo empecé con Alonso, Carlos me preguntaba que para qué lo hacía, como si me estuviera traicionando a mí misma, si decía que era mejor seguir con las relaciones meaningless, fugaces y de no mucha importancia. Yo pensaba “¿Qué demonios anda mal con este tipo? Si he tenido relaciones así no ha sido porque sienta que van conmigo o porque elija eso, sino que porque no había encontrado a alguien que realmente valiera la pena y ahora lo hice. ¿Por qué rayos no se alegra por mí?”. Luego comprendí muchas otras cosas. Que en realidad no hablaba de mí, sino de sí mismo al decirme eso. Supe también por una amiga en común que él nunca quiso que termináramos, pero que se asustó por una serie de razones que jamás me comunicó en ese tiempo, y huir le pareció una mejor idea. Claramente yo tampoco era muy madura cuando lo conocí. No me esforcé mucho por hablar las cosas y darle una oportunidad real a la relación. Yo también me asusté al ver su desapego al compromiso y en vez de hablarlo, preferí alejarme. Tenía 18 años en ese tiempo, y no es que crea que la edad justifica las acciones, pero en el caso de Carlos y yo, claramente explicaba muchas cosas. Porque ambos cambiamos con los años venideros, y creo que fue lo mejor.


El año pasado supe que Carlos estaba en una relación. Estable, llevaba más de un año pololeando ya. Por esas cosas de la vida lo vi una vez con la novia. Una chica simpática e inteligente (al menos en apariencia, uno nunca sabe lo que las apariencias esconden, pero al menos estas prometían bastante). Me gustó conocerla. Me gustó verlos juntos. Pensé que ésa era la persona en la que Carlos eventualmente se tenía que convertir. Alguien feliz (cuando yo lo conocí era un alma torturada) y capaz de estar en una relación que no era vacía, que evidentemente le entregaba muchas cosas a él y a su polola. Vi como bromeaban y reían. Le dije “Cuídala” y me respondido “Eso intento”. Sonreí.


Me da esperanzas pensar en Carlos. Parece que ahora tiene algunos problemas con la chica, pero parece determinado en intentar solucionarlos, cosa que antes no habría hecho. Quizás los arreglen. O quizás no y la próxima sea en realidad la vencida. Sólo estoy segura de una cosa. No voy a ser yo. Y no lo digo como algo malo, todo lo contrario. Cuando llega el momento en que puedes alegrarte de la felicidad de “algo así como un ex” (porque nunca pololeamos formalmente) sabes que lo mejor es que sean amigos. Que quizás siempre debieron ser amigos. O quizás no, porque esa fugaz relación que tuvimos fue lo que impulsó que nos conociéramos en primer lugar y dio pie para la posterior amistad.


Faye

7 comentarios:

Mely dijo...

¡Qué linda historia! Es excelente poder sentirse bien por la otra persona, sin rencores ni atados =)

Muchos slaudos (sic).

Veronica dijo...

jajaja justamente algo de eso me paso en estos dias...pero bueno...no todo el mundo puede..o quiere..ser amigo..
muchos creen que no es posible..yo creo que si.,..y me parece hasta maravilloso que asi sea..no?

Myriam dijo...

No sé si sea maravilloso ser amigo de tu ex. Yo creo que uno debe aspirar a tener una relación civilizada con él (que puede ir desde la total ignorancia, pasando por el cortés saludo, hasta su conversación en buena onda cada cierto tiempo)... pero de ahí a ser amigos es muy distinto, se carga demasiadas con historias en común como para serlo, a mi gusto.

Pero claro, como dice Mely, es bueno ver que después de terminar el mundo no se acabó para ninguno de los dos y que sigue, inclso, mejor que antes.

Saludos!

Puta se nace dijo...

Gracias por tu visita.

putanacio.blogspot.com

Berenizz dijo...

Que bueno poder quedar en buenos términos con un ex.
Yo tengo muchos, muchos exs... con ninguno logré sostener una amistad, simplemente no puedo.
Me los cruzo a veces, algunos están peor o igual. Pero todos eran buenas personas también. Y de unos cuantos me acuerdo con mucha ternura.

Saludos!

Paula, la malvada dijo...

me re gustó tu post

(yo estoy un poco mal con el tema)

AMB dijo...

nunca me relaciono con mis ex. saludso.

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"