miércoles, 17 de junio de 2009

Circunstancias post ruptura

MONICA: How's Richard doing?
MR. GELLER: You don't wanna know.
MONICA: No, I really, really do.
MR. GELLER: Well, he's doing terrible!
MONICA: Really!
MR. GELLER: Worse than when he broke up with Barbara.
MONICA: You're not just saying that are you?
MR. GELLER: No, the man is a mess.
MONICA: Was he crying?
MR. GELLER: No.
MONICA: Well, do you think he was waiting 'til after you left, so he could cry?
MR. GELLER: Maybe.
MONICA: I think so.
- "Friends", Monica Geller y su padre, conversando sobre Richard, el novio con el que Monica acaba de terminar.


Todos los seres humanos somos diferentes. Todas las relaciones que entablamos –y también las que terminamos- son distintas. Ocurren bajo diversas circunstancias que nos llevan a tener diferentes comportamientos dependiendo de la situación.

Sin embargo, osaré generalizar y decir que hay comportamientos y situaciones que, tras una ruptura, tienden a repetirse, aún cuando se traten de distintas personas que los repiten, y aún cuando hayan terminado bajo diversas circunstancias*. Y no sólo se repiten. Se repiten mucho. Acá van algunas:

1.- Querer saber de él: Es natural, al comienzo, cuando deberías establecer la separación, no querer hacerlo. Quieres saber de él, cómo está, si te extraña, qué está haciendo. Si tú estás mal por él y estás sufriendo, no quieres que él se quede atrás. Si algo te indica que está muy bien, es motivo de enojo “Acaso no le importó nuestra relación? ¿No fui relevante para él? ¿No le afecta que hayamos terminado?” son algunos de los clásicos. El problema es que si está tan mal como nosotras tampoco es necesariamente mejor. O sea, tiende a provocar menos enojo, pero todo depende de qué tan heridas estemos y qué tan irracionales estemos siendo (y nadie es más irracional que una mujer dejándose llevar al 100% por su emocionalidad, dejando a la racionalidad en cero). Porque pueden surgir cosas como “Si está tan mal entonces, ¿por qué terminó conmigo? ¿Por qué no luchó más por mí?”. Ahora, si él está cagado y tú estás bien, nada qué hacerle. Medio que quieres saber de él porque quieres escuchar que está bien y no sentirte tan culpable. Pero eso no ocurre, o te das cuenta que finge estar bien, o cualquier cosa que te hace sentir peor y te asegura que la distancia es lo mejor para que él te supere. En este caso es más fácil ser racional y ver lo evidente (aunque no siempre es así). También es más frecuente que si tú estás bien tus ganas de saber de él sean menores y este “número uno” no se aplique para ti.


2.- ¿Siguió adelante?: Esta es una evidente continuación del número uno. Es querer saber de él, pero ya no se trata de si está bien o mal. Va más allá. Es cuando nos empieza a salir la psicópata que llevamos dentro (a unas en mayor grado que a otras). Es cuando nos obsesionamos con si ya encontró a otra que nos reemplace. O si le gusta otra o tiene onda con otra o está considerando salir con otra. Todos síntomas de que ya siguió adelante. En esto es vital qué tanto hemos seguido adelante nosotras. Claramente, no queremos que él lo haga antes. Además, si él terminó con nosotras, hay una sensación de injusticia en que esto ocurra. Como que si él nos rompió el corazón, no tiene derecho a encontrar la felicidad en otros brazos antes que nosotras. O bien la confirmación de que en realidad nos dejaron por otra, si es que empieza con ella muy pronto.
A veces ocurre que no estamos ni tan dolidas ni tan pegadas con él pero aún así queremos saberlo. Esto último me cuesta explicarlo. Es como una curiosidad morbosa, porque si nos enteramos que efectivamente anda con otra las reacciones pueden variar tanto como mujeres hay en el mundo. Algunas se alegran con sinceridad. Otras se alegran con menos sinceridad. Otras de todos modos sienten esa suerte de extrañeza, no nostalgia, pero sí una sensación de que es raro o incómodo. Otras igual encuentran algún motivo para molestarse. Como sea, es clásico querer saberlo de todas formas.


3.- El MSN: ¿Queremos o no queremos seguir hablando con él? Esto va más allá del teléfono. Llamar implica más determinación. Si lo llamas es porque querías activamente hablar con él. No hay “llamadas casuales”. Si una no está segura, no llama. Pero el MSN (o por estos tiempos incluso el Facebook) abre más posibilidades. Si puedes saludar a alguien casualmente por MSN (o al menos eso quieres creer). Pero… de repente notas que siempre le hablas tú. Intentas esperar a que te hable él. No lo hace. Esperas. Sigue sin hacerlo. Finalmente le hablas tú. Luego terminas por borrarlo para no caer en la tentación de querer hablarle o tratar de buscar mensajes ocultos en sus nicknames. Pero te arrepientes, quieres hablarle, saber de él, y lo vuelves a agregar. Pero pronto caes en el mismo dilema inicial, decides que te hace mal, y lo vuelves a borrar. Incluso lo bloqueas. ¿Pero si justo te quiere hablar? A desbloquearlo. ¿Y si él te borró o bloqueó a ti? A pasar algún estúpido programa para ver si lo hizo.
Bueno, no es necesario realmente hacer todo esto, y seguramente hay mujeres evolucionadas que no hacen nada de esto. Pero creo que muchas hacen algunas cosas. Al menos lo de borrar y reagregar. O bloquear y desbloquear. Quizás no lo hacemos con cada ruptura. Quizás sólo con las primeras. Quizás ya aprendimos nuestra lección al respecto, y ahora que crecimos le avisamos “te tengo que borrar porque me hace mal verte” y tras recibir su comprensión, lo bloqueamos y no lo volvemos a agregar nunca más, o al menos no hasta dentro de mucho tiempo. Pero de que el maldito aparato o las redes sociales se vuelven un problema, lo hacen. Es por eso que lo recomendable sigue siendo, eliminar y bloquear por tiempo indefinido hasta que las heridas sanen. Sino, todo se vuelve propenso a la malinterpretación o a dificultarnos seguir adelante y cortar el vínculo.


4.- El (no tan) ansiado reencuentro: Hubo distancia después de que terminaron. Quizás mucha, quizás poca, depende del caso. Pero sabes que lo vas a ver en alguna ocasión social. Los amigos en común, algún evento grande como cumpleaños o matrimonios, o qué sé yo. Y no importa qué tan superado creas tenerlo, siempre, SIEMPRE tienes que ir REGIA. Impecable. Guapísima. Con el vestido que sabes que mejor te queda. Sin descuidar ningún detalle, ni ropa, ni zapatos, ni maquillaje, ni peinado. Si lo odias, quieres que se arrepienta de lo que perdió. Si lo amas, también. Incluso si te da lo mismo, no quieres que piense que te ha ido mal sin él y que estás hecha un desastre. Que te vea bien. Esto es casi una máxima escrita en piedra. Nunca el ex debe vernos mal. Nunca debemos darle motivos para que piense “¡De la que me salvé!” o “No entiendo por qué estuve con ella en primer lugar”. Aunque nosotras sí lo pensemos. Aunque en el fondo sepamos que estamos mucho mejor por separado. Es un tema de orgullo, creo, de orgullo femenino. No es que tampoco queramos que se quede pegado con nosotras y que nunca nos olvide. Pero que cuando se vea obligado a recordarnos porque nos encontramos en una fiesta de amigos en común, al menos sepa que estás tan bien como te ves. Que no nos dejó destrozadas, no nos arruinó para otros hombres y no afectó nuestra capacidad de vernos fabulosas y pasarlo bien. O sea, siempre dignas (y mejor si además de dignas, nos ve estupendas).


¿Algún otro comportamiento o situación que se me esté olvidando? ¿Qué les pasa a ustedes cuando acaban de terminar una relación que las deja dolidas?


Faye


*: Aunque estas situaciones pueden darse aún bajo distintas circunstancias de término, la mayoría son aplicables más que nada para cuando nosotras hemos quedado dolidas. Cuando es una la que termina la relación, y al rato se siente tranquila y liberada y el otro queda dolido, es mucho más difícil que experimentes las situaciones recientemente descritas en este compilado.

14 comentarios:

C. dijo...

Yo dejé a y fui dejada por el mismo personaje. En la segunda situación mi reacción fue bastante patética por un tiempo. Una vez superada la etapa de arrastre, armé juntas con todos los amigos antiguos y nuevos que pude,me fui de shopping, me puse lo más linda que pude, y me fui a vivir sola. Aunque más que un efecto en él, buscaba sentirme mejor yo conmigo. Ahora, si por añadidura el carajito ese se arranca el pelo a mechones al ver lo que ha perdido...muchísimo mejor!!!!

Yo, la que olvidaste.- dijo...

Yo creo que las tres cosas que nombraste las estoy viviendo.-
Creo que son etapas que debo pasar para empezarme a sanar.-
Mi termino me dejo pésimo y más por que la razón fue que según él me amaba pero... su ex sufría demasiado y el se sentia muy culpable, de que él estuviera bien y ella no... por lo tanto el susodicho decidió volver con ella por que según él yo era mucho más fuerte que su ex, y nunca más lo buscaría por lo tanto para él esa era la solución más simple. Si esto era verdad, un cobarde más por la vida.- Realmente no sé que pensar, es más creo que hasta el día de hoy le pido que sea sincero y me diga la verdad, si siempre me mintió o no. Pero... no hay respuesta y mientras tanto yo...trato de armar el puzzle que él me desarmo.-
En fin, un caos.
Muy buen escrito.-
Muy buen blog.-
Te seguiré visitando.-
Suerte!

Myriam dijo...

Las 2 veces me ha tocado que, como yo termino mejor que ellos, me siento culpable y quedo en el dilema de saber cómo están, pero sin acercarme tanto como para hacerles (más) daño.

El primero me dijo expresamente que desapareciera por recomendación del psiquiatra. Con el segundo tengo una buena relación y de vez en cuando conversamos por msn en onda amistosa buena onda =P

Buen post! Saludos chicas! n_n

Anaís Sandiego dijo...

Creo que he tenido la suerte de que el término de mis relaciones son muy sanas: cuando corto nunca vuelvo atrás la página.

Las excepciones son 2: Simón, pero porque no he cortado con él en realidad, y mi ex marido al que he tenido que seguir viendo, pero por razones que no son del orden 'sentimental' (aunque yo creo que para él, sí).

Lo mejor yo creo es tratar de cortarlo de raíz. Cualquier solución intermedia lo único que hace es profundizar las heridas en vez de sanarlas.

Saludos. Muy buen post.

Anaís S.

Hada Heavy sin cuento dijo...

felicitaciones.. nena.. buen post.. esta vacan tu blog.. estare mas seguido por aca.. y veo q no solo a mi me pasa.. jejeje.. y tenes razon en los 3 puntos.. jejeje... y sobre todo lo del MSN... jajaja.. q cage de risa.. me estabas viendo verdad???..

kiss heavys pa ti... toy siguiendot

Mr. X dijo...

Yo considero que no hay que tener relacion con las/los Ex, por lo que siempre incluso durante la relacion he comentado mi postura, la cual cito: El dia que yo corte con vos, agarraré todas tus cosas, las meteré en una caja y las tiraré y aunque vos quieras tener una relacion de amistad, lamento informarte que no se dará.
Por lo que jamás he tenido relaciones con mis ex y jamás las voy a tener. ¿Porqué esto? Simple, a los amigos se los perdona, a los novios/novias no (Dejo de lado el hecho de que una mujer olvida, pero jamás perdona, para que no me tilden de machista) entonces yo no puedo estar con alguien que se que me hizo mal (en caso de que haya hecho algo) o me hará mal (en caso de que me deje)...

Muy buen blog. Saludos.

Cris dijo...

Pahh son muchas opciones y no tengo tantos ex (ex ex). Siempre mantuve buenas relaciones ocn hombres con los que tuve alguna. A veces dejás apsar un tiempo y después retomás una amistad. Generalmente fue así en mi vida, dos por tres un chateo y un como va la vida por msn, o alguna que otra llamada (no de mi parte), para el cumple o algo así.
Pero comprendo que SI TUVIERA un ex de esos que te hacen mil y una, no quiero ni volverlo a ver (como me paso con el papá de mi nene)
Lo más sano sacarlo completamente de tu vida y ni enterarte nada de la suya.

J.Carlos dijo...

Yo creo que si la situacion no da más de si, despues de la ruptura, es absurdo querer seguir teniendo algún nexo de unión con la otra persona. Es un capítulo difícil de superar, por tanto mejor empezar esa nueva etapa sin lastres del pasado.
Un placer visitaros, hasta pronto.
Saludos

Nächtlich dijo...

Para mí entre que lo mejor y peor fue cortarla de una, eliminar MSN, no admitirlo en FB (y retarlo uando l vi por querer agregarme), etc etc...
Fue lejos el que más me dolió, y se aplican todos los puntos comentados, jajaja
Al final, sé que no es sano pero, he tenido que recurrir a la cuota de odio para sacarlo finalmente, igual que en un ppio.
:(

Gaby dijo...

yo deseo que dejen de comentarme cosas sobre él,, mis amigas cada vez que me ven me dice " lo vimos en tal lugar con su ESPOSA Y SU HIJO... el BEBE es re lindo..." etc etc.... La verdad al principio d emasoquista una siempre quiere detalles, pero despues para que?.. Un beso

Elvira dijo...

Hace cuatro años, cuando comencé mi blogs, este se titulaba "Diario de una Ex", eso duró relativamente poco, justo hasta el dia que me di cuenta que yo era mucho más que eso, que yo no era la ex de nadie, sino una mujer entera, con muchas experiencias, y una rúptura más.

Y sí, es cierto que durante un tiempo quise saber de él, quise saber que seguía mal y solo, que se lamentaba de no tenerme, y que me aguantaba sus lamentos trasnochados por msn, pero otro día entendí que mantener ese nexo, me impedia continuar libre y liviana con mi vida.

En fin que ni ex, ni amiga de los ex! Ela pasado hay que dejarlo ir!

Gaby,
Las mujeres somos muy infieles con las amigas, son pocas las que de verdad se alegran de que estén bien, nos unimos en comunas para sufrir juntas los desamores de las otras, pero seguimos metiendole el dedo en la "roncha". Tú diles, que no quieres saber nada de él, que de ser así, lo llamarías y le rogarías volver.

Un beso

Felipa! dijo...

Odio el msn!! para qué se inventó??? para bloquear y desbloquear al ex? jaja

Excelente post!!

Anónimo dijo...

a mi me pasa igual con mi ex no dejo de eliminarlo y luego agregarlo por ver sus nicks que es lo que puso pero luego cuando me habla no le contesto es algo complicado...

Anónimo dijo...

oooooo hice lo mismo que la persona del ultimo post! pero me arrepenti, prefiero no saber nada de él

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"