lunes, 8 de junio de 2009

Una piedrita en el alma

Suelo considerarme una mujer bastante comprensiva, de ésas que tiene una paciencia enorme, mas no infinita, y que cuando estalla, además de tener buenos motivos para enojarse, también necesita buenos motivos para perdonar…

En resumidas cuentas, una vez que la cagan conmigo es bien difícil recuperar mi amistad (o la relación existente con aquella persona).

La cosa es que mi relación con Damián no terminó precisamente en buenos términos, gracias a su enorme habilidad para meter la pata, y debo admitir que a pesar de los años que han pasado, aún siento aquel dolor y rabia que sucedieron al día en que todo entre nosotros se acabó.

Las viejitas suelen decir que el tiempo todo lo cura, y aunque sigo sintiéndome con el derecho a estar ofendida por lo que me hizo Damián, la sor Teresa de Calcuta que hay en mí empezó a socavar mi decidida ofuscación con él.

Cuento corto, Damián está en problemas. Hace algún tiempo que vengo sabiendo de nuestros amigos en común que no se encuentra muy bien, y la última vez que me lo topé en el metro lo vi MAL. Para más remate, apenas me vio sus ojos se agrandaron, como suplicando un poco de atención, gesto que años atrás siempre supe descifrar como un 'necesito hablar con alguien'. ¿Ojalá conmigo?

Ahora, rollera como yo sola, me pregunto si habrá una fecha de vencimiento para esa rabia, me pregunto si a pesar de la nula sinceridad de Damián años atrás seguirá siendo válida mi evidente aversión hacia él, sobre todo ahora que siento que necesita mi amistad.

Incluso más: no sé si me haga bien mantener ese odio en mi corazón, sospecho que no pero todavía se siente correcto dejarlo ahí, hasta nuevo aviso. Quisiera ser como esa mujer a la que le cantaba Joaquín Sabina y poder perdonar… porque ya no me importa.


Liss

PD: Esto fue como escribir el capítulo de una telenovela para mí.

12 comentarios:

Alejandra dijo...

La misma cuestion que le dije a mi mamá cuando se culpaba por no "haber sido más buena gente" con un familiar que, por él, ojala ella estuviera muerta. Si la cagó contigo, que el, y no tú, se de con una piedra en el pecho porque le sigues dirigiendo la palabra sin plantarle un combo en el hocico. El "odio" quizás sea solo una advertencia de que no quieres que te vuelvan a ver la cara de nuevo, y la gente problemática nunca cambia, y en sus problemas mete a todos quienes se acerquen.

Nächtlich dijo...

...probablemente mi "Damián" no haya hehco las mismas cosas que el suyo, pero yo también siento que esa rabia aún vive en mí, y aparece aún más cada vez que lo veo (al contrario del suyo, bastante bien).

Alguna vez también me pregunté cuándo acabaría esa sensación, en algún momento sentí que se aplacaba, que se disolvía, hasta que el mismo hizo que reviviera.

Creo que es de "casi nunca" acabar, la verdad. Creo que todo depende de cuan rabiosa sea una y de cuan bastardo sea el otro, para revivir esa sensación una y otra vez. Aunque, por lo demás, considero que es bastante sano que uno pueda decir "basta" y cortarla con el circulo vicioso porque (en mi caso) molesta como una de esas moscas enooormes que vuelan de vez en cuando en mi pieza.

Pufff dijo...

Desde mi experiencia, terminé perdonando todo lo mal que me hizo alguien. Obvio, con mucho tiempo de por medio.
Pero ojo, que perdón nunca significa olvido. Puede no dolerte más, no importarte, pero por olvidarnos es que tropezamos tantas veces con la misma piedra. Y eso es exactamente lo que debemos evitar.
Besos y hacé sólo lo que sientas que es mejor para vos.

Cris dijo...

Yo no dejo de dar una mano por más rabia que tenga, pero solo si el momento me tiene como "única" salida. Para mí la vida es un dar y recibir, y si vos das y no recibís, la cosa no está funcionando. Porque las personas que no nos dan, No nos dan nunca... ya sé que generalizo, pero lamentablemente el mundo está cambiando.

Gaby dijo...

yo creo que algo ya lo perdonaste..o no te enojaste del todo, si no hubieses permitido que fluya de tu vida... Hablarle no significa perdonar cosa o aceptar que te hagan cosas que no queres.. . Perdonarlo no le importa a él si no no hubiese hecho nacda para hacerte mal...estamos entonces, en un conflicto...es decision tuya saber que te va a ahcer sentir mejor..´. el perdón o no eso es otro punto... lo roto, roto se queda. Ahora el tema es aprender a asumir que las cosas no son las de antes y si él necesita ayuda y podes darsela.. en hora buena por lo grandiosa mujer que sos y no supo ver a tiempo. Besos!!!!!!!!!!!!!!

Palomis dijo...

Mi "Damian" fue de lo mas sincero al romper conmigo, lo cual te ayuda a aterrizar.

Quizas por eso puedo, despues de varios meses, cantar como Sabina, se que las experiencias de vida nunca son comparables, pero intenta recordarlo tanto, ya perdera importancia.

Baccio e un hug per tutti.

nadasepierde dijo...

La cosa es, perdonar, se puede perdonar nada mas por pensar que se debería, o es una cosa que nace de dentro y un dia te das cuenta que llegó el perdón? O sea se puede perdonar a voluntad? o se puede decir, te ayudo, o lo que sea que necesitas de mi, por lo que tuvimos juntos, por los momentos compartidos, porque nos lo merecemos a pesar de todo, pero el perdón no llega por otro lado?
beso

noa dijo...

realmente me uno a ustedes¡

se puede perdornar esas cosas??

uf .

un saludo, noa.

Berenizz dijo...

Pero... te gustaría ayudarlo?
Si la respuesta es sí y bueno, a armarse de esa fortaleza que hace falta para deponer viejos renconres.... y manos a la obra.
Y si la respuesta es no, a casa y sin culpas, que a la larga cada uno recibe lo que merece, creo.

Por favor, que cancion de sabina es esa? Quiero escucharla! jajaja.

Besos!

J.Carlos dijo...

Si las meteduras de pata no fuero muy gordas y son perdonables, un poco de ayuda a los demás nunca nos debía de suponer un problema. Lo hecho, hecho está, y una mano se da a cualquiera, más si ha habiso una relación anterior.
Un placer visitaros.
Saludos

Anaís Sandiego dijo...

Yo soy de la idea que cuando la rabia queda en el corazón es porque hay algo que debió haberse dicho que no se ha dicho.

Me parece muy acertado lo que dice J.Carlos: aunque hayamos cometido muchas tonterías, siempre merecemos apoyo de alguien que nos guarda aunque sea un poco de cariño.

Un abrazo y que te vaya bien.

Anaís S.

Myriam dijo...

A ver, creo que hay 2 temas. El primero es la rabia que todavía sientes hacia él. Y con rabia no se puede perdonar. Como dicen más arriba, lo más probable es que todavía tengas cosas guardadas.

Y segundo, que a veces las personas andan mal y necesitan un hombro, pero no porque te miren con cara de perro abandonado va a tener que ser el tuyo.

No creo que necesite tu amistad y no creo que seas la persona más adecuada para prestarle tu hombro si aún tienes cosas que decirle.

Ojalá que Damián tenga más amigos y que todo salga bien para él y tb para tí.

Saludos n_n

 
Template by suckmylolly.com : header image font "Beauties by Bill Ward"